No te sientas culpable: siéntete responsable

perdonarse portada

La culpa. Eso que nos invade y nos trastorna. Nos hace sentir mal. Nos descoloca. Mina nuestra seguridad y autoestima. Hicimos algo mal, algo que entendemos indebido, algo que hizo sufrir al otro… y entramos en la barrena de la culpa. Nos devaluamos.

¿Qué tal olvidar la culpa y sustituirla por la responsabilidad? La responsabilidad implica madurez; la culpabilidad es emocionalmente infantil. Ante un error, un comportamiento responsable impulsa el crecimiento de la persona; ante un error, la culpa invita a la ira, al miedo, al rencor y a una autosuficiencia engolada, artificial y, a la postre, muy dañina, generadora de más y más dosis de culpa en próximas actuaciones. De chantaje y manipulación. De vivir constantemente en el pasado.

culpabilidad

 

¿CÓMO TRASCENDER LA CULPA?

1.- En primer lugar, reconociendo que el error se ha cometido. Es un primer paso donde muchas pesonas se estancan porque se ven incapaces de decirse a sí mismas que se equivocaron. Niegan toda responsabilidad en el hecho y eluden la mirada hacia sí mismos; culpabilizan al otro sin saber que se están doblemente culpabilizando a ellos. Huir de la culpa sólo la multiplica. Reconocer es el primer gran paso para anularla.

2.- Perdonarse a uno mismo. Es un paso que se da a la par que el paso anterior. Perdonarse para perdonar y para eliminar de ese problema todo rastro de rencor, restarle peso, considerarlo humano, un aprendizaje. Limpiar el bache y seguir caminando en una actitud de aceptación y asimilación.

perdonarse

3.- Disculparte. De una u otra forma. Asumir la equivocación con honestidad y madurez. Y hacer todo lo posible para enmendar cualquier daño. Ponerte al servicio de la solución, no de la culpa ni del rencor. No se trata de echar palas y palas de olvido sobre un tema sino de mirarlo con limpieza y coherencia… y actuar desde ahí. El otro es tu maestro y este paso, un gran aprendizaje para los dos.

4.- Aprender la lección. Analizarla desde el corazón y el amor… y continar camino sin ninguna mochila a la espalda que te pese y enturbie la vida.

Algo importante: todo esto lo haces por ti y desde ti. No consiste en obrar para conseguir que el otro nos perdone, no. Entregas esta actitud sin esperar nada a cambio desde tu más absoluta honestidad personal. Respetar la libertad de la otra persona forma parte de este proceso que, inevitablemente, te traslada a mayores niveles de autoestima, crecimiento y seguridad personal, además del conocimiento de la compasión a través de la responsabilidad en la aceptación del error.

Esta aparente “humillación” es, como ves, una apuesta para ganar. Para ganarte y quererte como eres. Exactamente así.

perdonarse 1

 

 

 

 

 

¿Por qué tengo tanto miedo a comprometerme en una relación?

miedo al compromiso

El miedo. Eso que nos da tanto miedo… y que no es tan temeroso. El miedo es un indicador de que estamos vivos, un mecanismo de defensa humano que nos pone alerta ante una situación de riesgo.

El miedo es una emoción que podemos utilizar a nuestro favor… o que nos puede utilizar para ponernos la vida en contra. ¿Qué sucede cuando el miedo invade nuestro día a día emocional? ¿Qué sucede cuando empezamos a temer aquello que supuestamente amamos? El miedo al compromiso en una relación de pareja está ligado a la inseguridad y hace de la intimidad con alguien algo que se contempla no como “eso que nos aporta tanto” sino como “eso que nos aparta y que nos quita, que nos resta”.

La pregunta es, entonces, ¿sabemos amar?

miedo al compromiso 2

 

¿POR QUÉ ESE MIEDO?

El amor nos hace vulnerables. Pero no como entiende el Ego: atacables; no: vulnerables como sinónimos de abiertos a la vida, generosos, magnánimos, suaves, compasivos. Cuando una persona se conoce lo suficientemente bien a sí misma, entiede que la llegada de otra persona a su vida no supone completar quien ya es sino complementar para multiplicar.

El miedo al compromiso parte de hacer del cambio un sinónimo de peligro (cuando la vida es cambio a cada segundo) y parte también de un desconocimiento hacia quienes somos. La coraza que supuestamente te colocas para ‘defenderte’ del otro te la colocas realmente para defenderte de ti mismo. De esa supuesta ‘debilidad’ que empiezas a sentir. De ese “no controlar esto” que me está pasando y “amenaza mi vida” tal como la tenía planeada y planteada. “No me gusta sentirme vulnerable”, te dice el ego. Y tú acatas la orden.

miedo al compromiso 3

 

¿CÓMO SOMOS CUANDO TENEMOS MIEDO AL COMPROMISO?

Las personas que repiten esta huida una y otra vez en sus relaciones de pareja, son personas que viven en incoherencia emocional. Normalmente, con una relación afectiva disfuncional en su infancia (abandono, no reconocimiento o, por el contrario, excesiva rigidez y protección), que les ha hecho eternos inmaduros emocionales.

Desarrollan una gran capacidad de seducción y conquista. Son personas muy atractivas porque sienten la “necesidad” constante de les quieran. Pero, una vez que lo consiguen, entran en terror, en miedo. ¿Por qué? Más o menos por esto:

1.- Les da pavor el cambio, salirse de su zona de confort. En consecuencia, les cuesta mucho tomar decisiones.

2.- Les gusta tenerlo todo controlado. Cuando una emoción se escapa a su control son incapaces de vencer el miedo que eso les provoca.

3.- No hablan de emociones. Les cuesta mucho expresarlas y expresarse, tanto desde el lenguaje verbal como desde el gestual. Y esto procede también de un entorno familiar en el que las muestras de cariño han brillado por su ausencia.

4.- Muy inseguros de sí mismos. Proyectan en su pareja su propia inseguridad, y cuando ven que esa misma pareja “falla” en algo, se autoconvencen inmediatamente de que ella o él no es la persona que buscan (aunque su sentimiento vaya por otro lado). Entran en DISONANCIA COGNITIVA. Y pueden provocar la ruptura desde, por ejemplo, la infidelidad (algo muy común en estos casos). La infidelidad responde a esto: “¿Por qué me voy a perder tantas experiencias que me esperan estando sólo con una persona?” Quien tiene ese miedo al compromiso se autojustifica de este modo y, así, lleva la relación al final para recuperar la estabilidad y huir de ese descontrol que le enloquece.

Después, empezará una y otra vez… con idéntico resultado. Si no decide, claro está, cambiar.

miedo al compromiso 5

 

¿PUEDO SOLUCIONARLO?

Claro que puedes… siempre y cuando tomes conciencia de que algo tienes que mejorar en tu vida y te decidas a realizar ese trabajo. Cuando dejes de culpar a todo lo que te rodea de tus supuestos “fracasos”. Y todo pasa, en primer término, por convertir ese miedo en aliado. Mirarlo, encararlo y ver qué te está enseñando. El huir una y otra vez del problema sólo lo agrandará. Las relaciones seguirán siendo de dolor, siempre.

Es fundamental la comunicación. Hablar con el otro, expresar qué se siente, las dudas, las dificultades. Expresar los temores y las emociones. Expresarse emocionalmente, en definitiva. Hacerlo desde el corazón, no desde la mente. Comenzar a abrir ese lado vulnerable pare conocerlo y reconocerlo. Hacer lo que nunca se hizo para conseguir resultados diferentes. Comunicar es clave.

Otro término básico es confianza. Avanzar en la confianza hacia uno mismo y hacia el otro. Sólo confiando más en quien eres podrás confiar en quien tienes frente a ti.

En definitiva, una cuestión de asertividad: decir en todo momento qué se piensa y qué se siente y hacerlo sin herir a quien tienes a tu lado; dominando la asertividad un gran paso estará dado. Para ser asertivo con el otro, empieza a serlo contigo mismo diciéndote la verdad.

Ser honesto contigo mismo abre la puerta al cambio.

miedo al compromiso 4

 

¿PORQUE ACUDIR A UN PSICOLOGO CLÍNICO?

psicologia clinica

Me pregunto..

  • Porque no soy feliz?.. Si tengo todo lo que necesito para ello?..
  • Mis días se suceden monótonos y aburridos, ¿que me esta pasando?
  • ¿Porque no puedo dejar de llorar?
  • Otro día sin ganas de nada, total.. ¿para que?
  • Me da miedo salir a la calle, me mareo solo de pensarlo, me duele todo..
  • ¿Que paso con nuestra vida sexual? el amor? ¿la ilusión? ¿mi pasión, mis ganas?
  • Me gustaría dejar de fumar, pero no soy capaz
  • Me gustaría adelgazar, hice mil dietas, pero ninguna me ha funcionado
  • Me gustaría conocer gente y socializar mejor, pero ¿como?

Estas y otras preguntas se sucedían en las mentes de muchos de mis pacientes, en su día a dia, sin conseguir darle respuesta, sin adoptar soluciones que mejorasen su vida,

¿porque ocurre esto?, acaso no sabían que hay respuestas, que hay soluciones. Tal vez ocurre esto por el desconocimiento de que un profesional de la psicología te

puede ayudar a cambiar aquello que es causa de infelicidad, a cambiar tu vida, tus pensamientos, tus emociones o tal vez tu equivocada direccion

Esta actitud siempre me ha llamado la atención porque TODOS PODEMOS hacer algo por nosotros mismos, por nuestra vida, nuestra felicidad, nuestro presente y futuro.

Si queremos cambiar la dirección de nuestra vida, de lo que algunos llaman “destino”, podemos hacerlo, y si no podemos o no sabemos como hacerlo, es el momentoto de acudir

a un profesional que nos ayude en el camino, que sepa acompañarnos, acogernos y alentarnos.

No hay necesidad de esperar a que ya no podamos mas con nuestros días, siempre hay posibilidad de cambio, por muy extraño y dificil que nos parezca.

No depende ni de la edad, ni de nuestras posibilidades, ni del tiempo que llevemos esperando en vano que algo cambie.. con decision y constancia se puede conseguir todo aquello que deseemos

– Y ¿un psicologo me puede ayudar? ¿a cambiar? ¿a mejorar? Claro que SI!

Es la persona adecuada, el profesional de la conducta humana, disfuncional o patologica que puede ayudarte a recomponer tu vida o aquellos aspectos de la misma que te hacen

sufrir, te causan dolor, malestar, incomodidad… Esa es la dirección adecuada

– Y ¿cuando acudir a una consulta de psicología? Cuanto antes mejor!, sin duda.

¿PORQUE DEBO DE ACUDIR A UN PSICOLOGO CLÍNICO?

felicidad salamanca

Cuanto antes acudamos a un psicologo, menos cronicidad existirá en la dolencia o problema que nos preocupa, junto con esto, mejor y mas rápido será el tratamiento y el

resultado positivo.

Es obvio que SIEMPRE es un buen momento para MEJORAR, para decidir dar un giro a tu vida en función de tu SALUD Y BIENESTAR

Yo siempre digo que PEDIR AYUDA ES UNA CARACTERISTICA DE PERSONAS INTELIGENTES Y VALIENTES. Porque? muy simple. Inteligentes porque se dan cuenta

de que necesitan un cambio en sus vidas, son conscientes de que algo va mal y no quieren seguir así. Y valientes porque se animan a hacerlo.

Y ademas, hacerlo bien, no significa necesariamente, hacerlo solos! con AYUDA el camino es menos doloroso, mas rápido y eficaz

  • ¿Porque “aguantar” lo que supuestamente “me ha tocado vivir”?
  • ¿Porque conformarnos sintiéndonos mal, pudiendo estar bien?
  • ¿Para que vivir anclados en una problemática innecesaria que nos hace sufrir?

Tener un problema o que las cosas no funcionen en tu vida, no es “estar loco”. A veces pensamos erróneamente que tenemos que estar peor para solicitar la ayuda

de un psicologo, o que nos va a atiborrar a pastillas. Error!, no es nuestra función medicalizar, sino que disponemos de técnicas terapéuticas eficaces para ayudar a un ser

humano a redescubrir sus propios recursos con la finalidad de liberarlo de ese malestar que lo mantiene atado a un proceso doloroso o disfuncional, impidiendo su normal

funcionamiento y obtención de bienestar ¿Porque no animarse al cambio? a vivir una vida con ojos nuevos, renovados, en función de lo que me gustaría de verdad

– ¿Porque no hacer de la alegría y vitalidad mis compañeras de viaje y de la felicidad mi destino? A fin de cuentas,todo depende de mi!