Se enamoró de sus flores

“Se enamoró de sus flores y no de sus raíces, y en otoño no supo qué hacer”.

Acción Poética Chetumal

2016112922140949657_sbig[1216]Los cobres del otoño consiguieron humedecer sus pupilas, la marea había enredado sus pies entre restos de redes y broza marina. Y allí, consintiendo que el frío comenzara a calar sus entretelas, cayó en la cuenta de que lo que había vivido aquel verano comenzaba a desfallecer, incapaz de seguir respirando.

Fueron esas luces estivales, las que habían nublado su intuición, silenciándola en pos de la algarabía que emana de la pasión y el fulgor de las pieles cuando se funden .

La intensidad se había hecho regente de sus vidas y entregados el uno al otro, se olvidaron que cuando el cobre del otoño arribara a sus vidas, lo que un día fue, dejaría de ser, y lo que nunca pudo ser, así seguiría siendo.

Él, hombre desentusiasmado, fan del confort y la certidumbre, supo aquella tarde, con sus pies enredados en la mar y el recuerdo de aquel calor estival coronando su cabellera, que el amor que consigue trascender la pasión, nunca es cuestión de flores, sino de veladas raíces.

-Confundir el amor con la pasión, es como embelesarse con las flores de un jazmín y no hacer mayor aprecio de sus raíces, las responsables últimas de su verdadera belleza-

MARIAJESUSGONZALEZ.COM

Comenzamos nueva andadura Psico-literaria

IMG-20171201-WA0002[1220]

A partir de este domingo y en los sucesivos, iniciamos en nuestro blog una nueva sección de microrrelatos.

Una forma diferente de disfrutar de breves lecturas que trasmiten historias y emociones de forma inmediata, rápida y con calidad.

En ellas convergen brevedad e intensidad, poesía y prosa junto con un punto de reflexión para aproximarnos a la psicología de una manera diferente, mas creativa y cercana, desde la literatura de la inmediatez promovida por esta sociedad fugaz ligada a las redes sociales, donde apenas hay tiempo para detenernos.

Espero que os guste y disfrutéis de tres cosas tan maravillosas juntas como son los domingos y sus desayunos sin prisas junto con nuestra sección de psicoliteratura.

www.mariajesusgonzalez.com