, , , ,

El propósito que viene

PicsArt_01-11-02.33.59[1262]

Las últimas semanas del año, suelo preguntar a mis pacientes qué objetivos proponen conseguir para el año próximo. Lo más frecuente es que sin apenas pararse a meditarlo, recurran a los tópicos de los que todos hemos echado mano en algún momento y que son de escasa inspiración vital, como “dejar de fumar”, “ir de forma regular al gimnasio” o “aprender un idioma”.

 

  • Los más clásicos piden “salud”, bajo la premisa nihilista de que sin ella no se es nadie en esta vida (para todos ellos sería muy terapéutico el profundizar en la vida de Stephen Hawking, físico y divulgador científico británico, aquejado de esclerosis lateral amiotrófica (ELA) que lo ha dejado paralizado casi por completo).

 

  • Los más “ambiciosos” recurren al manido “Virgencita que me quede como estoy”, un aparente canto de agradecimiento, que realmente esconde una desoladora actitud conformista, donde la persona no aspira a ningún cambio, desechando radicalmente la idea de renovación y crecimiento.

 

  • Para los más románticos, el deseo de un “amor” que les esté esperando a la vuelta de la esquina, se presenta como el propósito sanador, a través del cual se solucionarán todos sus anhelos y problemas cotidianos. Es curioso como estos enamorados del amor no se suelen plantear que un buen propósito para el próximo año podría ser cultivar un saludable amor propio basado en el respeto y la lealtad personal, fondo de armario para cualquier relación sentimental que se precie.

PicsArt_01-11-02.32.16[1263]

  • Y luego están los que adoran “tener”, y por eso fantasean con el coche que siempre han querido, o con dar la entrada para la casa de sus sueños, o con poder finalmente hacerse esa operación de cirugía estética que tanto han ansiado, liberándose de esta forma de esos complejos tan pesados que llevan arrastrando la mayor parte de su vida.

En todos estos casos, me gustaría aplicar la acertada reflexión del psicoanalista humanista Erich Fromm, quién se planteaba: “Si soy lo que tengo y lo que tengo lo pierdo, entonces ¿Quién soy?”.

¿Podrías contestar a esta pregunta?

 

Haciendo repaso por los propósitos-tipo de año nuevo, me pregunto: “¿Por qué cada año se entra en la misma trampa de repetición de propósitos que nos infra-motivan y con los que finalmente no enganchamos?”.

 

Si has sido observador, habrás podido comprobar que he ido dejando alguna pista a lo largo del texto y es que si empezamos la casa por el tejado… ¿de qué nos extrañamos?

 

¿Por qué en lugar de plantearnos dejar de fumar a bocajarro, no detectamos las herramientas personales que nos hacen falta para llevar adelante ese cometido (auto-control, auto-determinación, cuidado, etc.) y comenzamos a entrenarlas en el nuevo año?

 

¿Por qué en lugar de gastarte miles de euros en una rinoplastia, no inviertes ese dinero en ver mundo y mientras tanto, descubres y amas tu identidad por ser la tuya?

 

¿Por qué no apostamos por nosotros mismos en el año que entra y nos proponemos como propósito, ofreciéndonos dignidad, lealtad, respeto, ternura, afecto, comprensión, aceptación…?

 

Y lo más importante de todo, ¿por qué en lugar de esperarnos al nuevo año para poner en marcha nuestros propósitos, no comenzamos a erradicar desde hoy mismo la procrastinación que hace que nos releguemos a un tiempo futuro, cuando el futuro comienza hoy?

 

CONVIÉRTETE EN TU PRIORIDAD.

 

Créeme que es el mejor propósito al que puedes aspirar para este espléndido 2018 que acaba de comenzar…

mariajesusgonzalez.com

Agenda 2017-2018

PicsArt_12-23-08.03.34[1244]

 Imagen sacada de la web: BuzzFeed Partner

 

Le había surgido un compromiso laboral para mitad de Enero. La impronta le hizo dirigirse hacia su agenda y con ella entre las manos, cayó en la cuenta de que se trataba del nuevo año, por lo que tuvo que apuntar la cita en el apartado de notas pendientes de su ya trillada agenda.

En ese momento, echó la vista atrás y ojeando por encima las páginas de su GPS vital, pensó en lo que había dado de sí el año. Recordó lo logrado laboralmente y también lo que quedaba pendiente para el próximo año. En lo personal, le costó más hacer recuento, no porque hubiera un listado que revisar, sino porque a fecha de Diciembre todavía no sabía que sacar en claro con su amor de 2017. Se quedó con la mirada fija y el pensamiento en movimiento…

“¿Cuánto encierran las hojas del año que termina? ¿Cuántas metas alcanzadas? ¿Cuántos propósitos quedan por lograr? ¿Cuántas personas han pasado por él? ¿Cuántas quedan y cuántas ya se han marchado?”

Cada tachón reflejo de lo logrado, cada “visto” de asuntos terminados, cada cita, cada plan de fin de semana, aquella película que la enamoró y aquel día que mejor hubiera sido arrancado del calendario.

Ojeando su 2017, supo que aquel año no fue en balde, le ofreció grandes lecciones y algún que otro desengaño. La vida continuaba en 2018, 365 páginas en blanco esperan ser repletas de colores, compromisos, trabajo, ocio y amor, sobre todo mucho amor.

MARIAJESUSGONZALEZ.COM

, ,

¿” Más vale mal acompañad@, que sol@”?

PicsArt_12-23-08.02.21[1243]

Ilustración Paula Bonet

Según la campaña publicitaria de la Lotería de Navidad de este año, más vale acompañarse, aunque sea de un extraterrestre, que pasar solo las navidades, al menos si quieres que “te toque la lotería”.

No son pocas las personas que han decidido tirar la toalla en su búsqueda de la persona amada, y han considerado, siguiendo con el tono refranero que “más vale lo malo conocido, que lo bueno por conocer”. Evidentemente, no se acogen a este refrán para argumentar su decisión, sino que recurren a mil y una justificaciones por las que permanecer al lado de esa persona que hace tiempo (si es que lo hubo) contribuyó a su felicidad.

Entre las más escuchadas en consulta destacaría:  

  • Es que l@ quiero”, un querer que más pareciera la sentencia de su encarcelamiento, que un canto al amor.
  • Otra de las justificaciones top para mantenerse al lado de una persona que invita al desamor es creer que con cualquier otra sucedería lo mismo, por lo que “¿para qué cambiar?”.
  • Igualmente se recurre con frecuencia a normalizar los problemas en la relación, haciéndose eco del manido “nadie es perfecto”, alegato al estancamiento y la falta de ambición por mejorar.

Estaríamos ante un tipo de auto-desahucio sentimental en el que se entrega el propio bienestar a cambio de una vida en compañía, independientemente de la calidad y naturaleza del vínculo establecido con ese “extraterrestre”.

¿En qué momento se ha considerado que la vida en compañía es obligatoria para ser feliz, o mejor dicho, normal? Y es esta búsqueda de normalidad la que hace a decenas de parejas que han pasado por mi consulta, “guerrear” por perpetuar lo imperpetuable, pues hace tiempo que terminó su relación, aunque ellos no lo quieran asumir.

La pregunta entonces es: ¿A qué precio se mantienen relaciones acabadas, por el hecho de no querer estar solos? ¿por el hecho de amortizar la “inversión”’ realizada durante los años de relación? ¿por pereza de comenzar de cero? ¿por miedo a no encontrar nada mejor?

Sin duda y en base a mi experiencia clínica, el precio es alto en la mayoría de los casos y en algunos de ellos muy alto.

Para que mis pacientes vean estas pérdidas con facilidad, suelo recurrir a la metáfora de “la empresa” que termina en suspensión de pagos y en bancarrota total.

Imaginémonos que estás intentando montar una sociedad de negocio y estás buscando socio ¿qué harías?

Lo lógico sería que inicialmente investigaras el mercado, y profundizaras en conocer el “poder económico” de tu posible asociado, su titulación, contactos, capacidad de emprendimiento, etc. con la finalidad de tener el máximo de garantías, no sólo de resultados sino también de trabajo, porque estamos hablando de que lo que está en juego es tu dinero, tu tiempo y tu esfuerzo, y todo eso es muy valioso ¿no?

Pues con los sentimientos es el mismo caso, porque también son valiosos, y tu tiempo, tu dedicación y tu dinero invertido en la relación, hacen que no haya mucha diferencia entre una S.L. y una relación de pareja, de hecho, en judicatura se llama Sociedad de Gananciales, pero la mayor parte de la gente, saltándose todo este proceso de reconocimiento del posible socio, convierte su relación de pareja en una Sociedad de “Perdenciales”, porque pierden hasta la camisa, y todo porque una relación hay que PENSARLA, DECIDIRLA, TRABAJARLA y por supuesto DISFRUTARLA.

Hay algo que no se valora suficientemente y es el TIEMPO ¿Por qué malgastar el tiempo en incursiones inútiles que ya de antemano dan “tufillo”?

Cuando una relación da tufillo al principio, cuando termina, APESTA, luego, limpiémonos bien la nariz y olfateemos como sabuesos, no se trata de desconfianza, es PRECAUCIÓN lógica y normal, reflejo del valor que nos demos a nosotros mismos y la baja disposición a hacer inversiones emocionales ruinosas. Porque después:

• ¿Quién te paga el psicólogo?

• ¿Quién te devuelve tu tiempo?

• ¿Y tu dinero?

• ¿Y tu amor?

• ¿Y tu dignidad?

• ¿Quién repara el daño ocasionado?

¡Tú!

Y siendo lo más probable, además de que no te haya tocado la lotería con tu extraterrestre que de ti dependerá la decisión que tomes y cómo quieres llevarla a cabo. Por ello no es desaconsejable invertir tiempo en “los previos”, siendo propio de una persona que piensa en ella, se valora y se quiere.

Así que, puesto que las relaciones son necesarias para conquistar la verdadera soledad, tú serás el que decida el precio que estás dispuesto a pagar por vivir en compañía y quizás, tras llevar a cabo una minuciosa auditoría de tu empresa emocional, caigas en la cuenta de que es momento de emprender en solitario, tú con tu mismidad.

PD: A los extraterrestres Amenabar ya les está aclimatando Marte….

Mariajesusgonzalez.com

El Itaca de Florinda

Cualquiera que conociese a Florinda, sabía que se le iba el tiempo entre cuentas y se le venía la angustia entre anhelos.Fija en su búsqueda, repasaba con ahínco los esfuerzos invertidos durante los meses caminados.

Especialista es arrancar hojas de agendas, se impacientaba con frecuencia por materializar sueños, siempre pendiente de llegar a puerto.Ofuscada en su meta, desatendió el camino, sin apercibirse de saborearlo mientras era transitando.

Cualquiera que conociese a Florinda, sabía que se le iba el tiempo entre cuentas y se le venía la angustia entre anhelos.

Fija en su búsqueda, repasaba con ahínco los esfuerzos invertidos durante los meses caminados.

Especialista es arrancar hojas de agendas, se impacientaba con frecuencia por materializar sueños, siempre pendiente de llegar a puerto.

Ofuscada en su meta, desatendió el camino, sin apercibirse de saborearlo mientras era transitando.

Mariajesusgonzalez.com

, ,

Cuestiones de familia

Fotograma de la serie: A dos metros bajo tierra, aclamada y mordaz serie de televisión estadounidense acerca de una familia disfuncional que regenta una empresa funeraria.

Con la llegada de la Navidad, quién más y quién menos comienza a visualizar su escenario festivo.

Dependiendo de las tradiciones de su estirpe y del tamaño y vinculación de esta, podrán imaginarse en ese salón inmenso repleto de comida y bebida, o por el contrario, en esa salita austera y sin demasiadas florituras, donde no más de cinco miembros ocuparán las sillas estratégicamente situadas para tener enfrente al miembro de la familia con el que no han hablado en todo el año, o si lo han hecho, igual era justo la persona que querían evitar tener face to face, pues ya en la Natividad anterior se había terminado subiendo el tono por el encima del volumen de los villancicos de fondo…

Parodias aparte, nadie puede negar a estas alturas “de la serie”, que los encuentros familiares marcados por el calendario litúrgico, pueden convertirse en auténticos focos de estrés y ansiedad, sobre todo para aquellos miembros de la familia que cada vez comulguen menos con lo “políticamente correcto”. Y en este saco, se puede colar desde:

No me apetece cenar con mi hermano y mi cuñada”“Me gustaría estar en cualquier sitio de vacaciones antes que aquí” “Que la cena termine pronto y no nos volvamos a ver hasta el año que viene”.

Siempre se le ha conocido a ese miembro de la familia con el apodo de “oveja negra”, y esto ¿qué quiere decir?Una oveja negra sería aquella que no encaja en el redil de ovejas luceras, blancas y radiantes, cortadas por el mismo patrón y guiadas por el mismo pastor.Cuando una persona siente que ha de seguir otro camino, su propia senda, es muy común que reciba la rotunda oposición de su entorno, pues necesitan que todo funcione según lo estipulado, lo acostumbrado y lo esperable.

Lo diferente, cuando no se comprende, crea rechazo e inseguridad, por eso se evita a toda costa, bien de forma explícita o bien de forma encubierta (la más dañina de todas), a través de manipulaciones que pueden ir desde la ridiculización, la minusvaloración hasta la más hiriente, la indiferencia y el vació más silencioso.

Si es tu caso, si tú eres este miembro “descarriado”, debes saber que es totalmente comprensible que cada vez lleves peor los eventos de reencuentro familiar no elegidos libremente, y es que cuando eres el responsable de cambiar los patrones intergeneracionales de tu familia, es normal que necesites más espacio y dedicación hacia tu interior, tu espíritu, en definitiva, a ti.

Ya sabrás el lema de que LOS AMIGOS SON LA FAMILIA QUE ELIGES, por ello estaría bien que te lo tomaras con tranquilidad, que respiraras más profundamente de lo normal en estas fechas que se aproximan y que si no puede pasar por otro punto, “cumplas” con tus obligaciones dinásticas, te reencuentres con tu familia e intentes no implicarte ni vincularte con nada de lo que pueda ocurrir alrededor de esa mesa, imaginándote que eres un palo de bambú, hueco, por el que todo fluye de arriba abajo y de abajo arriba, sin mayor importancia ni peso.

Déjate fluir, con la certeza de que ser la oveja negra es un privilegio al que no todos pueden aspirar, ni mucho menos, acceder.

(Videoclip de la canción de Love of Lesbian, “Cuestiones de familia”)https://www.youtube.com/watch?v=K1TDEd6vfe8

Mariajesusgonzalez.com

Noche que no acabas

Sumergido en su propia respiración, intenta acompasarla al latido de su corazón.El reloj marca el ritmo de los pensamientos que atraviesan como rayos la mentedel desvelado.

Una sombra de culpa planea sobre él, y es que se ha convertido en una cotidianidad de difícil deglución.La llegada de la noche anticipa la vigilia, tiempo de angustia y repaso del error, un error que se infla con la incertidumbre del mañana, del futuro que no parece llegar y del presente que comienza a asfixiar.

Insomnio que atormentas, conviertes las sábanas en lijas y dejas al insomne en primera línea de batalla, dando la espalda a Morfeo, ese dios caprichoso que sólo sedado accederá a acunarte.Y a la llegada del alba, con esmerado sigilo, el leve descanso dará pie a la pesada mañana, con todas sus horas a la espera de ser transitadas.

Otro día que comienza con el aliento gastado durante la batalla librada de aquella noche que no acaba.

WWW.MARIAJESUSGONZALEZ.COM

-El escritor argentino Jorge Luis Borges dedicó un poema al Insomnio donde lo describe como “querer hundirse en el sueño y no poder hundirse en él”, reflejando muy acertadamente la impotencia que siente el insomne cada vez que se apaga la luz, quedando por delante una larga de noche de vigilia-

, ,

¿Qué esconde la obsesión por ir “a la moda”?

fashion-victim[1219]

Si por algo se recordará al s.XXI, será por ser el milenio dominado por las telecomunicaciones. En este contexto de “red” os remito a la avalancha de “bloggers” de moda, “personal influence model”, “it girls/it boys” y demás acepciones que vienen a describir a una persona que tiene la influencia suficiente sobre los demás, como para condicionarles en su forma de vestir (y en los casos más graves, incluso en su forma de actuar). El síndrome de la alienación ha venido para quedarse, y lo que podría enclavarse comprensiblemente en períodos púberes, ha pasado a colonizar las identidades de nuestras ciudades.

Hace unos días paseaba por la Gran Vía de Madrid. Siempre me ha parecido un lugar profundamente estimulante, donde la diversidad de transeúntes la convertían en un espacio de creatividad e inspiración. Pues bien, en hora punta de trasiego de masas, mis ojos no acertaban a diferenciar unas chicas de otras, todas uniformadas con mismos cabellos, mismos abrigos, mismos carmines, en definitiva, jóvenes hechas clones, alienadas bajo la moda imperante, imperiosa hasta el punto de anular la identidad que no consigue abrirse paso entre tantas recomendaciones, TIPS y demás instrucciones de lo que tiene que ser una chica “cool”. Por supuesto, más de lo mismo para los jóvenes varones, ya que, a pesar de su mayor discreción a la hora de hablar sobre moda, igualmente parecen haber salido de un molde en cadena.

¿Por qué os hablo hoy de esto? Según mi experiencia en consulta, esta obsesión por ir a la moda, esconde una realidad tan grave como desilusionante, en la que todos y todas estamos aportando nuestro granito de arena y para muestra un botón: ¿en qué clase de sociedad nos estamos convirtiendo que no “empujamos” a nuestros jóvenes a ser ellos mismos? ¿en qué clase de medio hemos convertido a la moda, que nos valemos de ella para ser reconocidos y aceptados por los otros?

m7zket-l-610x610-pants-fashion-victim--cool-rock-shoes-socks-boots-quote-black+white[1221]Ni que decir tiene, que esta forma de expresión tiene su funcionalidad en aquellos años donde nuestros niños pasan a ser jóvenes, tiempo de confusión y exploración, donde fundirse con el grupo apremia, hasta tal punto que cada uno de sus miembros se identifica más por su pertenencia a él que por el simple hecho de ser.

En estos años, la identidad grupal y la inclusión en la “tribu” confieren al joven la seguridad y certidumbre que necesita para seguir desarrollándose a través de las relaciones interpersonales, pero, ¿y si pasada esta fase evolutiva saludable y necesaria, la persona sigue necesitando cumplir unos estándares, encajar en unos patrones y por supuesto vestir según las dictaduras de sus iconos?

Como ya reflexionaba en otro artículo, en esta época de crisis de casi todo lo auténtico, como la feminidad, masculinidad, pareja, individuo, etc. no ser capaces de venerar la AUTENTICIDAD de una IDENTIDAD PROPIA, EXCLUSIVA e INTRANSFERIBLE, es como poco un craso error, ya que ese traje hecho a medida, cosido con mimo y dedicación por cada un@, para conseguir que nos sintamos libres, sueltos, cómodos, y sobre todo… SIN MÁSCARAS, es una de las grandes garantías que tenemos para poder alcanzar la tan ansiada felicidad, o lo que es lo mismo, la serenidad de ser uno mismo.

Conferir el poder de decir quien somos a los trapos que nos cubren es una traición durísima a la idiosincrasia de cada ser humano, es una falta de respeto a nuestras verdaderas virtudes y valores, a aquello que realmente nos hace únicos y excepcionales.

Cuando la moda ha pasado a mimetizarse contigo de esa forma tan desintegradora, es crucial que puedas:

Primero, darte cuenta de que te encuentras en esta situación. Para ello tienes que analizar unos sencillos detalles: ¿necesitas ir siempre perfect@? ¿no sales de casa sin mirarte compulsivamente al espejo? ¿eres incapaz de ir en chándal a comprar el pan? ¿rastreas durante horas tus webs de moda preferidas e intentas imitar los looks de tus bloggers? ¿comparas tus estilismos con los de otras chicas o chicos que consideras influyentes? Si has ido contestado afirmativamente, ya puedes caer en la cuenta de que la moda para ti ha dejado de ser un juego para convertirse en una religión.

Segundo, una vez has podido percatarte de que este tema va contigo, y estás reflexionando sobre él, me gustaría sugerirte un ejercicio. Para llevarlo a cabo tendrás que estar convencid@ de su utilidad, pero sobre todo que te encuentres preparad@ para despojarte de todo ese aparataje de identidad ficticia que has convertido en tuyo sin mayor deliberación.

Tercero, ve a un lugar tranquilo de tu casa, es necesario que haya un espejo de cuerpo entero, y allí, justo enfrente de él, DESNÚDATE, quítate todos los artificios, déjate sin disfraz, y ahora MÍRATE, es@ que ves, eres tú, genuinamente tú. Se valiente, ya sé que, si nunca te has aceptado con amor e incondicionalidad, ahora mirarte sin trampas no es nada fácil.

Una vez tu mente haya dejado de criticarte, devaluarte, y rechazarte ferozmente, dedícate unos minutos para observarte, para conocerte, para explorarte, para APRECIARTE. Después, fúndete en un abrazo, sí, un auto-abrazo ¿no los consumes? Nunca es tarde para aficionarse a la bueno, y con el calor de tu abrazo, deja que comiencen a derretirse los miedos a ser tú mismo, pues sólo trascendiéndolos podrás deshacerte de esa piel que por la fuerza de la costumbre has vestido como si fuera la tuya. Vivir en la piel de un@ mism@ no tiene precio, es el mejor look que podrás llevar nunca, ese look que realmente cumplirá el mito de que “combina con todo”.

MARIAJESUSGONZALEZ.COM

Narciso que estás en las redes

Mírame, no te cortes, tómate un tiempo para contemplarme, no soy tímido, me encantaría que me dedicaras tu atención, esta es la vida que he ideado para ti, para que claves tus ojos en mí y sientas como la envidia se hace contigo. Quiero que al compararte conmigo sepas que algo no estás haciendo bien. Ahora ya sabes que he sabido cómo hacerlo y por eso tengo esta vida, lista para el escaparate. No dejes de mirarme, el interruptor que me enciende se activa con tu interés hacia mí, si dejas de presionarlo, me hundo y mi vida… se ahoga en las aguas donde contemplé el reflejo de lo que quería ser y ahora necesito tener”.

MARIAJESUSGONZALEZ.COM

, ,

Mi madre es tóxica ¿y ahora qué?

Mother and daughter facing away from each other

Una vez has podido aceptar (no sin resistencia y autoengaño) que tu madre y su compañía no te hacen bien, sino todo lo contrario, es posible que estés en la tesitura de decidir que sería lo más saludable para ti, siempre y cuando puedas deshacerte de la sensación de traición y culpabilidad que probablemente hayas estado o incluso estés experimentando a día de hoy.

Si valientemente asumes que este artículo es para ti, es conveniente que comencemos por el principio, adivina cuál es… te ayudo:

LAS EXPECTATIVAS, o lo que es lo mismo, lo que nos han dicho que se debe esperar de una madre.

La figura de la madre se ha transmitido históricamente como uno de los arquetipos fundamentales en la vida de cualquier ser humano, al ser la responsable de “darnos a luz”, y sería justo en este punto donde se comete el error fundamental de atribución que ha persistido y persiste en la cultura y educación colectiva, asumiendo que, por el hecho de parir, una mujer está preparada psíquicamente para ser BUENA MADRE.

Si preguntásemos a mil mujeres que han sido madre, qué es lo que les resulta más difícil de su vida, con toda probabilidad la inmensa mayoría de ellas contestarían que ser madre, o lo que es lo mismo, criar y educar a sus hijos. Esto es una pequeña muestra de lo exigente y trascendente que es CONVERTIRSE en madre, y digo convertirse, porque más allá del instinto maternal que llevan impreso algunas mujeres en sus genes, saber hacerse madre supone un esfuerzo personal único en la vida. Si a estas dificultades, le sumamos que la gran mayoría de las mujeres no han optado por cuidarse previamente con esmero y dedicación para cristalizar en seres humanos evolucionados y resilientes, el resultado es que esa mujer que ha pasado a ser madre por su capacidad biológica de engendrar hijos, no esté en absoluto preparada para serlo.

Siendo estos los antecedentes, podemos predecir que la cualidad del vínculo que se cree entre madre e hijo no va a ser del tipo seguro, sino que pivotará en los estilos disfuncionales que han clasificado los teóricos del apego como: inseguro-evitativo, inseguro-ambivalente e inseguro-desorganizado.

Sin ánimo de profundizar en la teoría del apego para no volver demasiado densa la lectura de este artículo, si es conveniente aclarar estos conceptos para que sepas dónde ubicarte y puedas seguir dándole claridad a tu situación de vida respecto a tu relación con tu madre.

El apego define el vínculo o la alianza afectiva que se crea entre la figura de cuidado principal del recién nacido y este. Su característica fundamental es que de él dependerá el bienestar del bebé, pues su misión es la de sostener física y emocionalmente al niño que acaba de nacer y se encuentra completamente desvalido/inmaduro.

Partiendo de esta conceptualización, los tipos de estilos de apego serían:

  • Estilo Seguro: las madres que crean esta vinculación están receptivas a las necesidades del hijo, mostrándoles afecto y calidez de forma apropiada. Igualmente son facilitadoras en el momento oportuno de que el niño se vaya haciendo alguien autónomo y capaz de valerse por sí mismo. El resultado es un niño sano, que se permite la exploración activa del entorno, sabiendo gestionar el malestar de la separación con su madre de forma autónoma y saludable.
  • Estilo Inseguro-Evitativo: este tipo de apego surge en madres que rechazan las necesidades emocionales de sus hijos, bien desacreditándolas o simplemente ignorándolas. Sólo se encargarán de sus necesidades físicas más acuciantes. Esto dará como consecuencia, un niño intolerante a la intimidad emocional con otro ser humano, con profunda desconfianza y una tendencia a la autosuficiencia narcisista.
  • Estilo Inseguro-Ambivalente: las madres que se relacionan con sus hijos de esta manera, les aportan un cuidado imprevisible y errático, siendo adecuado en determinados momentos (hay veces que satisfacen sus necesidades) e inadecuado en otros (no atienden las necesidades del bebé en el momento, acuden tras mucho insistir y en algunas ocasiones, ni siquiera acuden). Los hijos de estas madres habrán aprendido que la única forma de recibir la atención y el cuidado que necesitan, es a través de la hiperactivación, pues sólo a base de insistir son atendidos por la figura de apego, siendo su gran miedo el que puedan ser abandonados.
  • Estilo Inseguro-Desorganizado: esta forma de relación sería la más grave, pues se trataría de madres severamente insensibles y terriblemente violentas, que no se encuentran en absoluto preparadas para hacerse cargo de la crianza de sus hijos, ya que han sufrido experiencias traumáticas severas o pérdidas no elaboradas. El resultado de esta forma de vinculación, son niños caóticos y colapsados, tendentes al rechazo y la hostilidad.

 

¿Para qué saber que estos estilos existen?

Es fundamental que sepas que tu madre funciona así porque previamente recibió una crianza que se podría encajar en cualquiera de los estilos inseguros, eso fue lo que aprendió y eso es lo que ha establecido contigo. Una vez seas consciente de que esto está en la base del trato que ella te ofrece, podrás aprender a verla como un ser humano (más allá de su rol de madre contigo), y por ende, porta todas las imperfecciones que caracterizan a los seres humanos (más si cabe, si nunca se ha encargado de restituirlas, mejorarlas o cambiarlas).

Y ahora viene el paso crucial, la respuesta a ese “¿y ahora qué?”. Con toda la información en tu mano, con la amplitud de miras que da el hacerse consciente de la “verdad”, el alivio que reporta el dejar de resistirse a una realidad dolorosa, a veces incluso impronunciable. Con todas esas cartas boca arriba ya sabes (seguro que tu intuición conducida por tu inconsciente más sabio te lo ha susurrado en algunos momentos) que la única manera de que te puedas desarrollar de forma saludable, eligiendo tu propio camino de vida, decidiendo quién eres o mucho mejor, quién quieres ser, es TOMANDO DISTANCIA FÍSICA Y EMOCIONAL de tu MADRE. Porque es cierto que te ha dado la vida, pero de igual forma, por su incompetencia emocional te la está “robando”, ya sea por su indiferencia hacia tus necesidades, por su intrusismo y opresión constante hacia ti y tu vida, por su flagrante falta de empatía, por su…. No ha lugar que enumere todos, tú ya sabes cuáles son “sus maneras” contigo, por eso, da el paso, lánzate hacia ti, hazte dueño de tu vida y toma la determinación de no dejar paso a la culpa, ese fantasma cultural que tanto daño hace al ser que ya está herido, no dejes entrar a los fantasmas que te gritan “¿Qué clase de hijo eres que te alejas de tu madre?”, no los escuches, son el escuadrón del miedo y del autocastigo. Combáteles con “¿Qué clase de amor me ofrezco que permito que me hiera una y otra vez?”.

Chica-unida-a-un-corazo_n-con-un-hilo[1218]

¿Dónde está escrito que una madre ha de saber serlo? ¿Quién dijo que una madre siempre será excepcional con sus hijos? ¿En qué manual se asevera que una madre nunca antepondrá sus necesidades, deseos y anhelos, a los de sus vástagos?

Tritura las expectativas culturales, tritura todos los debería respecto a tu madre, tritura todo lo que te condena y da el salto, aceptar es la mitad del camino, saber qué hacer es la otra mitad, y ahora ya sabes que tu camino es tuyo, por eso elige a quién te impulse, nuevos vínculos para nuevas personas, ESA ES LA VIDA.

MARIAJESUSGONZALEZ.COM

Se enamoró de sus flores

“Se enamoró de sus flores y no de sus raíces, y en otoño no supo qué hacer”.

Acción Poética Chetumal

2016112922140949657_sbig[1216]Los cobres del otoño consiguieron humedecer sus pupilas, la marea había enredado sus pies entre restos de redes y broza marina. Y allí, consintiendo que el frío comenzara a calar sus entretelas, cayó en la cuenta de que lo que había vivido aquel verano comenzaba a desfallecer, incapaz de seguir respirando.

Fueron esas luces estivales, las que habían nublado su intuición, silenciándola en pos de la algarabía que emana de la pasión y el fulgor de las pieles cuando se funden .

La intensidad se había hecho regente de sus vidas y entregados el uno al otro, se olvidaron que cuando el cobre del otoño arribara a sus vidas, lo que un día fue, dejaría de ser, y lo que nunca pudo ser, así seguiría siendo.

Él, hombre desentusiasmado, fan del confort y la certidumbre, supo aquella tarde, con sus pies enredados en la mar y el recuerdo de aquel calor estival coronando su cabellera, que el amor que consigue trascender la pasión, nunca es cuestión de flores, sino de veladas raíces.

-Confundir el amor con la pasión, es como embelesarse con las flores de un jazmín y no hacer mayor aprecio de sus raíces, las responsables últimas de su verdadera belleza-

MARIAJESUSGONZALEZ.COM